logo

Subscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe nuestras mejores ofertas en tu correo y echa a volar

21 abril, 2020, Suiza

Los Alpes Suizos en Tren (vídeo en directo)

Siéntate directamente frente a la cabina del piloto del tren Bernina Express y haz el trayecto entre el balneario de St. Moritz y la población italiana de Tirano, a través del paso de Bernina, en los alpes suizos.

#viajardesdecasa Recomendaciones para viajar mentalmente. Libros, series, películas, música…

No sé me ocurre un medio de transporte más generoso que el tren. No tiene la velocidad del avión, es cierto, ni la flexibilidad del coche, ni siquiera la comodidad del barco, pero tiene todo esas cualidades en su justa medida. Hay que recordar lo mucho que le debemos al ferrocarril. De entrada, nos permitió a todos, sea cual fuese nuestra extracción económica o social, que pudiéramos viajar a larga distancia. En cierto sentido, democratizó los viajes. Pero lo que realmente distingue al tren de otros transportes es que no se ocupa simplemente de desplazar al viajero de un punto a otro, sino que se convierte en el viaje en sí mismo.

El placer de viajar en tren

A veces incluso se comparan los viajes en tren con la vida. Y en parte es así: subes a un tren, al cabo de un rato te bajas en una estación, y vuelves a subir más adelante, conoces gente de paso, pasas por túneles oscuros y al final aparece la luz, los paisajes van y vienen, desiertos, montañas nevadas, ciudades, cascadas, la gente se despide y sale del tren… y con el traqueteo, tú, lentamente, sigues avanzando por un recorrido que no se detiene jamás. Pues eso, el tren es como la vida.

https://www.instagram.com/p/B5iGOqzo7si/?utm_source=ig_web_copy_link

Suiza en tren

Estamos hablando de uno de los países más pequeños de Europa. Para que te hagas una idea, es la mitad de la superficie de Andalucía. Pero eso mismo hace que sea muy cómodo para el viajero. Porque Suiza no es solamente esquí. Es un país manejable. Se puede cruzar bastante rápido de un extremo al otro (tardas cuatro o cinco horas en coche). Por esa razón es tan aconsejable hacerlo subido a un tren.

De hecho, es posible ir a cualquier rincón de Suiza cogiendo trenes sin necesidad de tener que conducir tu coche, incluso hay puntos donde llega la vía férrea pero que no es posible acceder en coche. No hay que olvidar que es el país más montañoso de Europa. Suiza es naturaleza en estado puro, con un laberinto de valles esplendorosos, frondosos bosques de abetos, lagos, praderas, picos nevados… Y atravesar esos paisajes fascinantes, diversos, a veces a grandes alturas, por pueblecitos con encanto o ciudades como Ginebra o Zurich.

Atravesando Los Alpes Suizos


En nuestro planeta solo existen tres líneas férreas protegidas como Patrimonio Cultural de la humanidad. El Bernina Express (Integrada en el ferrocarril Rético), entre Tirano (Italia) y Thusis (Suiza), es una de ellas. Su entorno es un espectáculo. En total son 122 kilómetros cuyo recorrido transcurre sobre 196 puentes y viaductos, por 55 túneles y cruza 20 municipios.

https://www.instagram.com/p/B8JEbSoJgfX/?utm_source=ig_web_copy_link

Sorprende el hecho de que fuera construido hace más de 100 años, sobre todo porque hay tramos cuyas vistas parecen inverosímiles. En la zona suiza, serpentea por Los Alpes en la puerta de los Grisones suizos, Davos y Sant Moritz en el valle de Engadina, para más adelante cruzar la frontera italiana, hasta Tirano.

El Bernina Express

El recorrido se hace en cuatro horas aproximadamente, dependiendo cuántas paradas se hagan y el tiempo que estés de visita en cada región. Es un tren premium, con parte de los techos acristalados y repleto de detalles que te hacen el viaje muy agradable. Durante el camino se pueden observar joyas de la naturaleza como los viaductos de Brusio o Landwasser (65 metros de alto), el macizo del Bernina, el glaciar Morteratsch y los lagos Pitschen, Nair y Bianco.

Entre Sankt Moritz y Tirano

En este video te sentarás directamente frente a la cabina del piloto del Bernina Express y harás el trayecto entre el balneario de St. Moritz, en el cantón de los Grisones, Suiza, y la población italiana de Tirano, a través del paso de Bernina. Lo haces en silencio, sin nadie que te moleste, solo con ese sonido mágico del tren chirriando sobre las vías.

Y en un día soleado de primavera. Piensa que el Bernina es una leyenda con más de cien años de historia – un prodigio de la ingeniería de principios de siglo XX – y atraviesa en unas 4 horas los Alpes Suizos de norte a sur (en esta película, por cierto, es más rápido porque hay tramos que se pasan a cámara rápida) a lo largo de los ya comentados 55 túneles y 196 puentes.

Recorrido del tren en directo

No hace falta mencionar que las vistas a lo largo de los más de 150 kilómetros son impresionantes. Una evasión muy aconsejable al confinamiento que, por desgracia, estamos viviendo en estos días. Montes coronados por glaciares, cascadas y lagos esplendorosos, bosques de grandes abetos…

Lo cierto es que durante toda la ruta tienes una sensación muy real de lo que es este viaje. Desde la ascensión a los 2.253 metros a la altura del Ospizio de Bernina – hay cuestas que superan el 7% de desnivel -, por el viaducto de Landwasser, el lago Bianco, la curva de Montebello o el valle de Domleschg. No te puedes despistar ni un segundo porque el paisaje te atrapa por completo. Solo relájate y observa.


Consúltale a un experto

Si necesitas un viaje a medida o quieres que un experto te ayude a planificar tu escapada, contacta con nosotros. Somos expertos en viajes y queremos ayudarte.

Consultar a experto