logo

Subscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe nuestras mejores ofertas en tu correo y echa a volar

14 abril, 2020, Siberia Oriental

Dersú Uzalá, una historia de amistad (libro recomendado)

#viajardesdecasa Recomendaciones para viajar mentalmente. Libros, series, películas, música… Hay pocos libros que dibujen una amistad real como las de estas memorias del explorador Arséniev en sus andaduras con el cazador aborigen Dersú Uzalá.

Abrir un libro y empezar a leerlo es uno de los ejercicios más aconsejables si no puedes moverte de casa. Te mantiene el músculo de la ilusión en forma. En cierto modo, leer es como viajar. Cierras los ojos y dejas que la imaginación te lleve a través de la narración, las historias y las palabras que propone el autor.

Un libro es como un avión sin destino programado. O incluso mejor, porque puede transformarse en un medio de transporte donde no existen limites temporales ni geográficos, todo es posible con la lectura. Cuando te sumerges en sus páginas, entra un viajero y sale otro mucho más preparado. Según sostenía Voltaire, “los libros son las abejas que llevan el polen de una inteligencia a otra”. Esta lectura de Dersú Uzalá, del cartógrafo rusa Arséniev, es un excelente ejemplo de lo que hablo.

¿Dónde transcurre Dersú Uzalá?

Estamos hablando de un libro de viajes y de amistad ubicado en la Siberia más oriental. Es todo un clásico de la literatura rusa. Estas memorias cuentan la relación entre el autor, Vladimir Klavdievich Arseniev y Dersú, un cazador aborigen de la tribu china Hezhen. Todo sucede en 1906, en una de las diversas expediciones científicas que lleva a cabo Arséniev, oficial del ejercito del zar y explorador, para cartografiar las ignotas y lejanas tierras de Siberia, concretamente la taiga del río Ussuri, a lo largo del Mar de Japón, desde Vladivostok hasta Jabárovsk.

¿Quién era Dersú Uzalá?

El libro describe con un exquisito cariño la personalidad del protagonista, el cazador de la tribu Gold, Dersú Uzalá. Era una fuerza de la naturaleza. De algún modo, formaba parte de ella. Dersú es un animista para el que la naturaleza esta poblada por «gente» (como los llamaba él): el agua del río, el viento o el fuego se enfadaban o se calmaban. La piedras y las plantas nos observaban. Era un cazador (cazaba para sobrevivir) y rastreados muy agudo, una especie de detective de la naturaleza. Su lenguaje era muy complicado de entender, lo que hace que su amistad con Arséniev fuera todavía más intensa. Ni el idioma, ni la cultura ni la ideología fueron barreras para su amistad.

¿Cuál es la verdadera historia de amistad?

Pese a las grandes diferencias culturales que existían entre estos dos hombres, la novela relata como Dersú, convertido en el guía de las expediciones, ayuda a Arseniev en su misión y a enfrentarse a todo tipo de obstáculos naturales. La narración mezcla con maestría las observaciones precisas y rigurosas de contenido geológico, botánico o etnográfico del autor con la acción y la aventura más real de supervivencia. En esas condiciones tan adversas, ante situaciones peligrosas y salvando las barreras de raza o el idioma, Arséniev y Dersu acaban forjando una relación de respeto y entendimiento que los mantendrá unidos el resto de sus vidas. En definitiva una historia conmovedora a la que no se pudo resistir el director Akira Kurosawa, quien la acabo adaptando al cine en 1975, consiguiendo el Oscar a la mejor película extranjera.

¿Por qué recomiendo este libro?

La literatura de este escritor y aventurero ruso es como una cesta de mimbre. Trabajaba sus libros como si fuera un artesano: tomaba notas sobre el terreno (es muy significativo cómo inicia el relato), luego les daba coherencia narrativa y finalmente las plasmaba en las páginas con un rigor extremo. Es curioso como a pesar de que su contenido no era especialmente emocional, la descripción de Dersú Uzalá sí lo era.

Sin querer dar muchas pistas sobre este libro, hay un tema muy recurrente y que Arséniev apunta constantemente y es la protección de la biodiversidad, de los bosques y la fauna de la Taiga. Explica como la llegada y ocupación de los chinos, rusos y coreanos transforma el ecosistema de las taigas (bosques boreal) se transforma drásticamente. «Ya está cercano el día en que de la primitiva y virgen taiga no quedará ni rastro. Los animales también desaparecerán…» vaticina el autor ruso. Eestaba muy preocupado porque se descuidará la naturaleza de esa zona de Siberia y se entregará a los comerciantes para que ls deforestaran. Arséniev estaba profundamente cautivado con la región de las montañas de Sijoté-Alín, que en el 2001 fue declarada reserva de la Biosfera. En parte, gracias a él.

¿Cómo era la película de Kurosawa?

El prestigioso cineasta japonés, Akira Kurosawa (1910 a 1998), estaba fascinado con la historia de Dersú. La conocía a fondo. De hecho, sentía una gran admiración por la literatura rusa y especialmente por Dostoiesvski (había adaptado su novela «el idiota»). Cuando le propusieron el proyecto de dirigir una película sobre esta novela no se lo pensó. Estaba atravesando un mal momento personal (tenía depresión), pero lo aceptó y el resultado es, en mi opinión, uno de los mejores combinaciones de libro y adaptación de película de la historia del cine. Tanto es así, que no se las puede separar. La magia de Kurosawa resplandece en cada plano.

Por Luis Martí – elvueldeldia@gmail.com
Editor de EVD

Consúltale a un experto

Si necesitas un viaje a medida o quieres que un experto te ayude a planificar tu escapada, contacta con nosotros. Somos expertos en viajes y queremos ayudarte.

Consultar a experto