logo
¿Quieres vivir un safari en Kruger desde casa?
9 abril, 2020, Parque Kruger y cercanías (Sudáfrica)

¿Quieres vivir un safari en Kruger desde casa?

#viajardesdecasa Recomendaciones para viajar mentalmente. Libros, series, películas, música… Esta vez nos ponemos cómodos en el sofá, abrimos la web de WildEarth SafariLive y ya podemos empezar la búsqueda de los Big Five en este safari en Kruger. Está claro que, en el futuro, nuestros descendientes hablarán de abril de 2020 como un mes que lo cambió todo: La época del confinamiento. Habrá un antes y un después en muchos sentidos. La forma en las que hacemos las cosas o cómo nos relacionamos y vivimos ya nunca será la misma. Y nuestra forma de viajar tampoco. Es difícil saber si será mejor o peor, lo que sí es seguro es que será diferente. Y en este aspecto, llama la atención la posibilidad de hacer un safari en directo por el Parque Nacional de Kruger, al nordeste de Sudáfrica. Es verdad, no es lo mismo que hacerlo en persona, ni mucho menos, pero tiene algunas ventajas a considerar: es gratis, no tiene el más mínimo peligro (como no sea caerte del sofá) y existen muchas más posibilidades de ver a los deseados “Big Five”. ¿Dónde está el parque Kruger? Estos safaris en directo se realizan en varios parques sudafricanos (Djuma private game reserve, Sabi sands y Ngala private game son las zonas que cubren en este momento). Todos muy cerca de Kruger. Antes de ser Parque Nacional, Kruger era una reserva en la que debido a la falta de legislación se cazaba indiscriminadamente, hasta que en 1926 se declaró Parque Nacional y un año más tarde se abrió al público. Es uno de los Parques con mayor diversidad de animales. Cuenta con más de 500 especies de aves, 100 de reptiles, casi 150 de mamíferos, numerosos yacimientos arqueológicos y una extraordinaria cantidad de árboles y flores. ¿Cuáles son los «Big Five»? ¿Cuáles son los «Big Five»? Uno de los factores que lo convierten en una de las reservas más populares del planeta, es que se pueden avistar los “Big Five” (los Cinco Grandes en español). Para el que no lo sepa, estamos hablando de los 5 animales más solicitados en un safari: león, leopardo, rinoceronte (quedan unos 5.000 rinocerontes blancos, 350 rinocerontes negros), búfalo y elefante. Eso sí, los “Big Five” están muy bien, pero no olvidemos que hay otros animales de una enorme belleza como la jirafa, el guepardo, el cocodrilo o el hipopótamo, o insectos como la formidable diversidad de mariposas. ¿Con guía o son guía? Una de las grandes ventajas de este safari en Kruger es que puedes interactuar con los guías. La mayoría son naturistas, biólogos, especialistas en medio ambiente y, por lo general, personas muy concienciadas con el mundo salvaje y la sostenibilidad del ecosistema de estas reservas. Durante el itinerario ellos van hablando y explicando lo que se ve en el camino. Pero si te surge alguna pregunta, también puedes escribírsela en el chat del canal. Suelen responder muchas durante las 3 horas del safari. Aportan datos significativos y curiosidades sobre los animales y...

La historia del camello que llora
2 abril, 2020, Mongolia

La historia del camello que llora

#viajardesdecasa Recomendaciones para viajar mentalmente. Libros, series, películas, música… Sigo confinado. Ya son 15 días. Sigo leyendo, escribiendo, viendo películas de todo tipo, ordenando trastos… No pienso ni lo más mínimo sobre cuándo acabará todo esto porque no me lleva a ningún sitio. Eso no lo controlo yo. No depende de mi. Por mucho que piense, no conseguiré salir a la calle y poder volver a viajar. Así, que hasta nuevo aviso, seguire recomendando libros, pelis o lo que sea que entrentenga si estás recluido en ti casa. «La historia del camello que llora» no es tanto una recomendación de una película de ficción como las anteriores, sino un documental antropológico sobre los nómadas del desierto del Gobi, al sur de Mongolia. La historia que nos cuentan nos traslada al interior de una yurta – especie de tienda que es la vivienda tradicional mongola – donde una familia nos hace participes de sus costumbres y de uno de sus ritos más peculiares, el rito Hoos. Este es un visionado muy aconsejable para aquellos viajeros que se planteen una próxima aventura al Gobi, ese gran océano de dunas doradas. El guion de este documental fue escrito y dirigido por Byambasuren Davaa y Luigi Falorni, y, para sorpresa de muchos, fue candidata al Oscar al mejor documental largo en el 2005. Se trata de una historia que mezcla la fantasía, la realidad y el drama a partes iguales. Sobrecogedora. El ritual Hoos se pone en práctica cuando una madre camello rechaza a su cría por ser albino (diferente) y los dueños han de reclamar la presencia de un violinista vecino de un pueblo remoto para que con su morin khuur (violín típico de Mongolia) realice un ritual para lograr que la madre camello llore y se vuelva a hacer cargo de su desconcertada cría. Así, la familia envía a sus dos hijos pequeños, en un viaje a través del desierto, en busca del músico curandero. El desierto en este documental «La Historia del camello que llora» desempeña una función principal, puesto que, aparte de ser un paisaje de una belleza descomunal, nos enseña el intenso vínculo que une a los mongoles con la naturaleza que les rodea, a la que adoran como si fuera el sentido de su...

Nuestro hombre en La Habana
30 marzo, 2020, Cuba

Nuestro hombre en La Habana

#viajardesdecasa Recomendaciones para viajar mentalmente. Libros, series, películas, música… Ya que estamos, hay tantas cosas que hacer en casa. Ya no podemos decir que no tenemos libros o películas, todo está en el ordenador o el móvil. De hecho, podríamos pasarnos toda la vida encerrados en casa y no nos acabaríamos todas las distracciones que tenemos a nuestro alcance. Ambientada en la Cuba de la época del dictador Fulgencio Batista(poco antes de la revolución castrista), «Nuestro Hombre en La Habana» no es la típica novela de misterio y suspense. Es otra cosa. Su autor, Graham Greene, pone a un personaje ordinario – un vendedor de aspiradoras en La Habana – y totalmente desquiciado en una trama absurda de espionaje. Jim Wormold, el protagonista, no busca aventuras, al contrario, desea una vida tranquila y estable. Pero finalmente se ve inmerso en esta historia por culpa de una hija caprichosa que pone en evidencia su ineptitud para convertirse en un agente secreto mínimamente aprovechable. Su contenido es a veces hilarante, sencillo yentretenido.  Se rodó una versión cinematográfica en La Habana, por cierto,después de que Castro tomara el poder. De hecho, el líder cubano recriminó de que tanto el libro como la película eran demasiado moderados para el régimen anterior a su revolución. En ese aspecto, precisamente lo que persigue Greene es reivindicar el poder de la libertad frente a la opresión del sistema, sea la de un bando u otro. La atmósfera de la historia de «Nuestro Hombre en La Habana» que describe el novelista británico es interesante puesto que muestra una ciudad (La Habana) enriquecida y embellecida por el dinero estadounidense, con hoteles, casinos y clubes nocturnos. Una lectura que muestra el claro contraste con la Cuba...

Patrick Leigh Fermor o cómo ponerse el mundo por montera
23 marzo, 2020, Patrick Leigh Fermor

Patrick Leigh Fermor o cómo ponerse el mundo por montera

#viajardesdecasa Recomendaciones para viajar mentalmente. Libros, series, películas, música… Vale la pena tener en la lista de favoritos la estimulante bibliografía del escritor Patrick Leigh Fermor. Patrick Leigh Fermor es uno de los grandes escritores de literatura de viajes. Un clásico imprescindible. Aunque no le gustaba que lo definieran como tal, se trata de una de las plumas viajeras más inteligentes y punzantes que se pueden leer hoy en día. En 1933, a los dieciocho años, con Hitler en el poder, se embarcó en un viaje a pie durante dos años a través de Europa que le llevó desde Holanda a Constantinopla (hoy Estambul) y luego hasta Grecia, y que le convirtió desde entonces en un viajero empedernido. En sus viajes tuvo una relación con una princesa rumana con la que vivió una larga temporada en un molino de viento,  participo como soldado en la Segunda Guerra Mundial y pasó sus últimos años en el Peloponeso, falleciendo a los 91 años. Sobre todas sus andanzas, escribió una docena de libros, la mayoría de los cuales son autobiográficos. No podía ser de otra manera. Él era sus viajes. Para Paddy, como era conocido, cualquier rincón era susceptible de ser viajado. Era muy observador. Analizaba hasta el más mínimo detalle: la música del idioma, la moda, sus canciones, las costumbres militares, la historia, qué comían… nada escapaba a su curiosidad.  Este enorme aventurero escribió una decena de libros. Patrick Leigh Fermor comenzó a publicar libros en la década de 1950, desde el primero que recomiendo fervientemente: El Arbol del viajero, pasando por los más destacados como «Roumeli» (1966) o El tiempo de los regalos (1977) un clásico de la literatura inglesa, o «Tres cartas sobre los Andes» sobre sus aventuras en Perú, o el último – que fue póstumo en 2014 – «El último tramo», donde regresa a su primer viaje por Europa. Precisamente te recomendamos esta lectura porque está basada en la experiencia de este escritor británico en su periplo por el Caribe en los años 40. El árbol del viajero (The Traveller’s Tree) está dividido en 13 capítulos, cada uno de los cuales está dedicado a una o varias de las pequeñas o grandes Antillas. Visitó entre otras las islas de Guadalupe, Martinica, Barbados o Trinidad y Tobago. Se movía en barco de vapor, a vela, en avión y a pie, tomando nota de los detalles más pintorescos de la vida cotidiana, del paisaje y de las costumbres de los lugareños. La visión que aporta sobre cada una de las islas es muy enriquecedor ya que, pese a estar en el mismo archipiélago, el autor evidencia a través de su erudición, un gran sexto sentido, un humor muy afilado y una curiosidad desbordante que son idiosincrasias y entidades completamente distintas, cuyas formas de ver la vida varían como lo harían si viajáramos de un extremo a otro del...

Confinados en un planeta
18 marzo, 2020, Viajar mentalmente

Confinados en un planeta

Recomendaciones para viajar mentalmente. Libros, series, películas, música… Llevo encerrado en mi casa cuatro días. Trabajo, leo, veo la televisión, como. Y de vez en cuando me asomo a la ventana y observo el exterior sin ninguna pretensión. Todo está igual. La plaza, los árboles, los columpios, nada se ha movido. La calle está vacía. No hay gente. Todo está silencioso. Supongo que están todos como yo, confinados en sus casas, puede que también mirando solos tras la ventana. Hace miles de años, la gente se pensaba seriamente si salir de sus casas porque podían haber depredadores peligrosos ocultos acechando entre la maleza. Tigres, lobos, grandes osos, bestias desconocidas u otros humanos sin escrúpulos. Con el tiempo, para poder salir a la calle sin miedo, acabamos con muchos de ellos, algunos incluso exterminados para siempre. Hoy vuelve a pasar lo mismo, pero la diferencia es que a estos nuevos depredadores no los vemos venir. Cuando te quieres enterar, ya te han invadido. Su pequeñez los hace más peligrosos. Pero, más tarde o más temprano, acabaremos con ellos como con los anteriores. Así es la especie humana: no quiere desaparecer por nada del mundo. Y así, mientras tanto, toca esperar. Mucha paciencia. Conozco personas que están encantadas con la situación, estarían así el resto de sus vidas. Cuanto más les reduces su mundo, mejor, más seguros se sienten. Otros no pueden (y no saben) estar quietos, y cuando no tienen más remedio que aceptar unos límites, se les estropea la mente. Tanto a unos como a otros, les recomiendo la película Life in a Day, producida por Ridley Scott. A mí, que me fascina viajar, me ha sentado muy bien, como unas buenas lentejas en la alta montaña. Es ligera, real, vital y no tiene ni una pizca de maldad. Es un día en la vida de muchas personas en diferentes partes del mundo. Es un canto a la globalidad. Solo hay que sentarse en el sofá, tomarse un café corto y entender lo a gusto que se está confinados en un planeta como el...

Ruta de los tulipanes en Holanda
14 marzo, 2020, Holanda

Ruta de los tulipanes en Holanda

Si tienes pensado una escapada en mayo, anota en tu lista de opciones Holanda y los tulipanes. A unos 40 kilómetros de Ámsterdam y muy cerca del aeropuerto Schiphol está Keukenhof, el mayor parque de tulipanes del mundo. Una pasada. Allí se plantan ni más ni menos que 7 millones de bulbos de esta bellísima flor y de otras como jacintos, narcisos, orquídeas, claveles, lirios o azucenas. Se trata de un verdadero espectáculo de colores. De hecho, en el siglo XV, Keukenhof, también se utilizaba para recolectar hierbas para la cocina del castillo de Teylingen Piensa que el tulipán es uno de los símbolos de identidad de los Países Bajos. Este parque abre sus puertas al público entre el 21 de marzo y el 19 de mayo. Sin embargo, el momento de florecimiento ocurre entre finales de abril y mediados de mayo. Luego, los podan y recogen y ese extraordinario colorido desparece hasta el año siguiente. Tulipanes en el Parque de Amsterdam. Photo by Diego Gennaro on Unsplash Aprovechando este fenómeno natural, una sugerencia para este mes de mayo es viajar al oeste de Holanda y hacer la ruta de los Tulipanes o de las flores (Bloemenroute) ; y por cierto, si es en bici, mejor. Son 100 kilómetros aproximadamente que recorren los inmensos campos de Flevolandia, por las poblaciones de Naaldwijk, La Haya o Haarlem, entre canales y antiguos molinos, y sobre la que National Geographic destaca como una de las rutas más bonitas del mundo. Ten en cuenta que en Holanda tienen una gran adoración por la bicicleta como medio de transporte, puesto que es un país llano y sus carreteras están perfectamente preparadas para pedalear. Y cuando el viaje y la ruta de los tulipanes llegue a su fin, también podrás comprar unas semillas para plantarlas a la vuelta y guardar un precioso recuerdo de tu...